Columna

Arendt-Heidegger: el amor acaba

Por Gil Gamés

Gil cerraba la semana como recién salido de la agencia, con fragancias de lujo y novedad, motor impoluto y deseos intocados por la desilusión. Gamés informa: los subrayados que siguen son la tercera y última parte de su telenovela filosófica “Arendt y Heidegger”. En el Día del Amor y la Amistad Gilga les tiene malas noticias: el gran amor siempre es desdichado. Los subrayados provienen de Hannah Arendt, una biografía (Ariel. 2019). Aquí vamos:

*** Heidegger tiene la impresión de que el mundo se le cae encima cuando, en octubre de 1927, se entera, durante una conversación aparentemente banal y amistosa con Jaspers, en la que intenta de forma desesperada y sin decirlo abiertamente obtener noticias de Hannah, de que ella se ha comprometido (…). Heidegger se va a buscarla por las calles de Heidelberg. Le suplica al destino que provoque un encuentro. El destino tiene alma de piedra. Ya no sabe a dónde dirigir sus pasos. Camina largo tiempo invocando su presencia. Finalmente decide recoger velas. Su mujer y sus dos hijos lo esperan en Marburgo. Allí recibirá una carta de Hannah donde admite expresamente que se ha comprometido.

Seguir leyendo…